Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Política internacional, economía, sucesos, sociedad, infraestructuras, etc.

Moderadores: anthony, Klapausius

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor MoreGas » 28 Jul 2020, 22:10

CHILENO=ROBAR escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:“Sólo imagine si nosotros nos viéramos mañana envueltos en una guerra contra Chile. En qué miserable condición nos encontraríamos; podríamos mandar allá a nuestra marina completa y aquellos acorazados chilenos la barrerían del océano”.

El autor de la carta que se cita es un almirante. ¿Peruano? ¿Argentino? No. Estadounidense.

Así es. En 1877, el almirante David Porter alertaba con estas palabras de la inferioridad militar de los Estados Unidos ante Chile.


Y no estaba solo en su preocupación. El asunto se discutió con urgencia en el Congreso de los Estados Unidos. Allí, el representante Benjamin Harris pintó un panorama vívido de la amenaza chilena: “Es manifiesto que, en un conflicto con esa pequeña nación, los Estados Unidos estarían desamparados para resistir el primer ataque, y Chile podría imponer tributo a la ciudad de San Francisco o sellar el Golden Gate como una muralla de hierro”.

Algo parecido decía en 1884 Albert G. Browne ante la Sociedad Americana de Geografía: “Chile, si le place, puede dominar la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Cualquiera de sus tres acorazados puede echar a pique todos los buques de madera de nuestra miserable marina”.

La intervención chilena en Panamá fue la cúspide del poder chileno en el Pacífico, una que resume el historiador William Sater en el título de su libro Chile y Estados Unidos: imperios en conflicto. Pero también fue el comienzo de su fin. Alertado por el bochorno de Panamá, el Congreso estadounidense aprueba la ley naval e inicia un ambicioso plan de inversión en su Armada que pronto deja atrás a Chile, sumido en la guerra civil de 1891 e incapaz de sostener una carrera armamentista contra una economía inmensamente superior.



e187 e187 e187


Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.

Mono alucinado, acá se referían solamente a un par de buques que, se encontraban en el Pacifico Sur, ademas lo hablan como un tema de "prevención", que a USA, siempre lo caracterizo, ademas a ustedes los tildan de una capitanía de 4ta categoría. e1118 e1123
e1118 e1118 e1118 e1118


Tu comprensión lectora llega a dar pena...

Si Chile era de cuarta categoría como dices tu que le quedaba al peru que era administrada por otro país.


Ya, que quieres decirnos entonces? que USA, les tenia miedo a ustedes, y que ademas ustedes los hicieron correr de Panamá? e1118



Fuera de tema :
No lo que te quiero decir es que los usanos dudaban de las capacidades de ellos mismo... La Esmeralda no los saco de Panama pero si fue un factor por la potencia que ella tenia...


Para resumir, la nave chilena llegó cuando todo había finalizado y su presencia no fue tenida en cuenta por las partes. Estados Unidos reembarcó sus fuerzas y se retiró siguiendo los acuerdos establecidos con las autoridades colombianas y los rebeldes panameños y así finalizó el asunto.
Esa fue la “guerra” en la que Chile “puso en fuga” a la gran potencia del norte, un conflicto en el que no se disparó una bala y, para más, todo se arregló sin su intervención.
La pregunta que nos formulamos es ¿por qué, si la nación trasandina tenía tan formidable poder naval, no lo utilizó durante la crisis de Santa Cruz, acaecida entre 1878 y 1879, según veremos? ¿Por qué evacuó territorio propio sobre el Atlántico y se lo cedió a su débil vecino? Misterios que el tiempo no ha logrado develar. e1118 e1118

me quedo con este pequeño párrafo y de verdad, ustedes y sus fantasías dan vergüenza ajena.
Como carajos, van hacer "correr", a una potencia como USA, si cuando ustedes llegaron a la escena con una sola unidad; repito; con una sola unidad, ya se había acordado, y acabado absolutamente todo entre la fuerzas americanas y los rebeldes panameños y colombianos. Ustedes no fueron tomados en cuenta para nada. jaja e1123



El 27 de abril los infantes de marina estadounidenses
desembarcaron en ciudad de Panamá. Al día siguiente llegaron tropas federales colombianas provenientes de Buenaventura. El 28 de abril, día del arribo del crucero Esmeralda a ese
puerto, se iniciaron las conversaciones entre los rebeldes, el
comandante de las fuerzas estadounidenses y los jefes de las
fuerzas federales colombianas. Con ello la crisis se fue atenuando. El comandante López manifiesta su extrañeza porque las autoridades colombianas no se aproximaron a él.
También informa que su buque fue objeto de numerosas visitas de oficiales estadounidenses preocupados por conocer detalles de sus características. Termina Meneses diciendo que
“la visita del Esmeralda causó bastante curiosidad y preocupación a las autoridades navales de Estados Unidos y Francia
en relación a los motivos que tenía Chile para enviar ese
buque”. Más adelante dice: “El viaje...... no se tradujo en una
intervención chilena a favor de los intereses colombianos,
entre otros motivos porque ellos ya no corrían peligro, pero su
presencia dejó claramente establecido cuál potencia disponía de la nave más poderosa, si las circunstancias lo requerían. La Armada de Chile estaba consciente de la utilidad del
empleo político de los medios navales y el razonamiento que
llevó al comandante López a no actuar precipitadamente indica un elaborado juicio político para evaluar la situación que
encontró al llegar a Panamá. La meta de los marinos chilenos no era demostrar que podía físicamente imponerse a eventuales rivales, sino velar porque los intereses de Colombia
estuviesen debidamente resguardados”.
Rodrigo Fuenzalida Bade nos da una versión algo diferente de
los hechos.13 Dice en la biografía del comandante López “Al tomar
el mando de la Esmeralda (sic), el más poderoso buque en la costa
del Pacífico en ese momento, López fue comisionado para dirigirse
a Panamá y visitar Guayaquil y El Callao. Estados Unidos amenazaba la integridad de Colombia y podía bombardear Guayaquil si no
se aceptaban ciertas exigencias. Como segundo llevó López al capitán Alfredo Marazzi que dominaba el idioma inglés.
A cien millas de la costa de Chile abrió López un sobre
cerrado con las instrucciones del Gobierno de Chile. Ellas
decían: Tiene Ud. carta blanca para hacer lo que quiera”.
En 1885 durante la revolución de Aizpurú en Panamá y
Prestán en Colón, fondeó en Panamá donde supo que Estados
Unidos había tomado posesión de Colón y proyectaba apoderarse de Panamá, dirigir la política interna de Colombia y
cambiar autoridades para iniciar la gigantesca obra que se
realizó después, la apertura del Canal de Panamá. Se consultaba también el bombardeo de Guayaquil en caso que Ecuador se opusiera a estos proyectos. Resuelto a defender los principios de confraternidad hispanoamericana, audaz e inflexible, anunció que en nombre de Chile tomaría posesión de
Panamá para resguardar el orden tal como lo había hecho la
Escuadra norteamericana en Colombia en la revolución contra el presidente Rafael Nuñez en 1884. Transcurrido el plazo
de notificación, desembarcó tropas y ocupó la plaza de Panamá, produciendo una notable impresión. Un almirante francés le insinuó que podía ser atacado por los buques norteamericanos pero López no se inmutó. Yo no abandonaré Panamá mientras las fuerzas de los Estados Unidos no hayan
abandonado Colón, fue la respuesta del jefe chileno. Días más
tarde, la Marina de Estados Unidos reembarcaba sus fuerzas
en Colón, a la vez que los marinos chilenos hacían lo mismo
en Panamá, devolviéndole su integridad y regresando a bordo
del Esmeralda.. Cabe hacer presente que cuando este autor
escribe Panamá, se está refiriendo a la ciudad–puerto de ese
nombre ubicada en la costa del Pacífico y no a todo el estado.
El ya citado Alberto Silva Palma da una versión diferente
de la anterior. Dice, después de referirse del episodio de Chimbote: “Posteriormente, cuando llegó la nueva Esmeralda a relevar a la gloriosa de Iquique, sobrevino en Panamá una revuelta que reclamaba en aquel lugar la presencia de una nave
chilena para defender la territorialidad de aquel Estado. Esa
Esmeralda, el crucero más rápido a flote en aquella época,
haciendo uso de sus buenas condiciones de andar, al mando
del capitán J. E. López, fue comisionado para que, a la brevedad posible, llegase a aquel escenario de disturbios.
A su arribo, supo con sorpresa que ya los americanos habían desembarcado al otro lado del istmo, en Colón, fuerzas de
desembarco con la intención de ejercer dominio o presión

sobre uno de los contendores o con el objeto de guardar o resguardar los intereses americanos.
De este lado, en Panamá, el capitán López, poniéndose al
habla con el comandante de una corbeta francesa, y como
jefe más caracterizado, comunicó al jefe de las fuerzas americanas en Colón, que si ellas no eran embarcadas, él se vería obligado a desembarcar igual número en el puerto de Panamá. Planteada la cuestión de esta forma, si no se retiraban los americanos, el asunto podía complicarse. La justicia
de esta actitud o quizás la conveniencia de no indisponerse
con las naciones de Sudamérica, que por el momento estaban mejor armadas que ellos, resolvieron embarcar sus tropas, quedando con esto
concluida la intervención extraña, en este asunto interno de
un país independiente”


Entiende que la Esmeralda era el mejor buque contruido en la epoca y los EEUU no le daba para nada si el mismo Poter lo relata.
Avatar de Usuario
MoreGas
USUARIO PARTICIPE
USUARIO PARTICIPE
 
Mensajes: 1392
Registrado: 22 Jul 2016, 17:41

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor Civilizador » 28 Jul 2020, 23:53

MoreGas escribió:
CHILENO=ROBAR escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:“Sólo imagine si nosotros nos viéramos mañana envueltos en una guerra contra Chile. En qué miserable condición nos encontraríamos; podríamos mandar allá a nuestra marina completa y aquellos acorazados chilenos la barrerían del océano”.

El autor de la carta que se cita es un almirante. ¿Peruano? ¿Argentino? No. Estadounidense.

Así es. En 1877, el almirante David Porter alertaba con estas palabras de la inferioridad militar de los Estados Unidos ante Chile.


Y no estaba solo en su preocupación. El asunto se discutió con urgencia en el Congreso de los Estados Unidos. Allí, el representante Benjamin Harris pintó un panorama vívido de la amenaza chilena: “Es manifiesto que, en un conflicto con esa pequeña nación, los Estados Unidos estarían desamparados para resistir el primer ataque, y Chile podría imponer tributo a la ciudad de San Francisco o sellar el Golden Gate como una muralla de hierro”.

Algo parecido decía en 1884 Albert G. Browne ante la Sociedad Americana de Geografía: “Chile, si le place, puede dominar la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Cualquiera de sus tres acorazados puede echar a pique todos los buques de madera de nuestra miserable marina”.

La intervención chilena en Panamá fue la cúspide del poder chileno en el Pacífico, una que resume el historiador William Sater en el título de su libro Chile y Estados Unidos: imperios en conflicto. Pero también fue el comienzo de su fin. Alertado por el bochorno de Panamá, el Congreso estadounidense aprueba la ley naval e inicia un ambicioso plan de inversión en su Armada que pronto deja atrás a Chile, sumido en la guerra civil de 1891 e incapaz de sostener una carrera armamentista contra una economía inmensamente superior.



e187 e187 e187


Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.

Mono alucinado, acá se referían solamente a un par de buques que, se encontraban en el Pacifico Sur, ademas lo hablan como un tema de "prevención", que a USA, siempre lo caracterizo, ademas a ustedes los tildan de una capitanía de 4ta categoría. e1118 e1123
e1118 e1118 e1118 e1118


Tu comprensión lectora llega a dar pena...

Si Chile era de cuarta categoría como dices tu que le quedaba al peru que era administrada por otro país.


Ya, que quieres decirnos entonces? que USA, les tenia miedo a ustedes, y que ademas ustedes los hicieron correr de Panamá? e1118



Fuera de tema :
No lo que te quiero decir es que los usanos dudaban de las capacidades de ellos mismo... La Esmeralda no los saco de Panama pero si fue un factor por la potencia que ella tenia...


Para resumir, la nave chilena llegó cuando todo había finalizado y su presencia no fue tenida en cuenta por las partes. Estados Unidos reembarcó sus fuerzas y se retiró siguiendo los acuerdos establecidos con las autoridades colombianas y los rebeldes panameños y así finalizó el asunto.
Esa fue la “guerra” en la que Chile “puso en fuga” a la gran potencia del norte, un conflicto en el que no se disparó una bala y, para más, todo se arregló sin su intervención.
La pregunta que nos formulamos es ¿por qué, si la nación trasandina tenía tan formidable poder naval, no lo utilizó durante la crisis de Santa Cruz, acaecida entre 1878 y 1879, según veremos? ¿Por qué evacuó territorio propio sobre el Atlántico y se lo cedió a su débil vecino? Misterios que el tiempo no ha logrado develar. e1118 e1118

me quedo con este pequeño párrafo y de verdad, ustedes y sus fantasías dan vergüenza ajena.
Como carajos, van hacer "correr", a una potencia como USA, si cuando ustedes llegaron a la escena con una sola unidad; repito; con una sola unidad, ya se había acordado, y acabado absolutamente todo entre la fuerzas americanas y los rebeldes panameños y colombianos. Ustedes no fueron tomados en cuenta para nada. jaja e1123



El 27 de abril los infantes de marina estadounidenses
desembarcaron en ciudad de Panamá. Al día siguiente llegaron tropas federales colombianas provenientes de Buenaventura. El 28 de abril, día del arribo del crucero Esmeralda a ese
puerto, se iniciaron las conversaciones entre los rebeldes, el
comandante de las fuerzas estadounidenses y los jefes de las
fuerzas federales colombianas. Con ello la crisis se fue atenuando. El comandante López manifiesta su extrañeza porque las autoridades colombianas no se aproximaron a él.
También informa que su buque fue objeto de numerosas visitas de oficiales estadounidenses preocupados por conocer detalles de sus características. Termina Meneses diciendo que
“la visita del Esmeralda causó bastante curiosidad y preocupación a las autoridades navales de Estados Unidos y Francia
en relación a los motivos que tenía Chile para enviar ese
buque”. Más adelante dice: “El viaje...... no se tradujo en una
intervención chilena a favor de los intereses colombianos,
entre otros motivos porque ellos ya no corrían peligro, pero su
presencia dejó claramente establecido cuál potencia disponía de la nave más poderosa, si las circunstancias lo requerían. La Armada de Chile estaba consciente de la utilidad del
empleo político de los medios navales y el razonamiento que
llevó al comandante López a no actuar precipitadamente indica un elaborado juicio político para evaluar la situación que
encontró al llegar a Panamá. La meta de los marinos chilenos no era demostrar que podía físicamente imponerse a eventuales rivales, sino velar porque los intereses de Colombia
estuviesen debidamente resguardados”.
Rodrigo Fuenzalida Bade nos da una versión algo diferente de
los hechos.13 Dice en la biografía del comandante López “Al tomar
el mando de la Esmeralda (sic), el más poderoso buque en la costa
del Pacífico en ese momento, López fue comisionado para dirigirse
a Panamá y visitar Guayaquil y El Callao. Estados Unidos amenazaba la integridad de Colombia y podía bombardear Guayaquil si no
se aceptaban ciertas exigencias. Como segundo llevó López al capitán Alfredo Marazzi que dominaba el idioma inglés.
A cien millas de la costa de Chile abrió López un sobre
cerrado con las instrucciones del Gobierno de Chile. Ellas
decían: Tiene Ud. carta blanca para hacer lo que quiera”.
En 1885 durante la revolución de Aizpurú en Panamá y
Prestán en Colón, fondeó en Panamá donde supo que Estados
Unidos había tomado posesión de Colón y proyectaba apoderarse de Panamá, dirigir la política interna de Colombia y
cambiar autoridades para iniciar la gigantesca obra que se
realizó después, la apertura del Canal de Panamá. Se consultaba también el bombardeo de Guayaquil en caso que Ecuador se opusiera a estos proyectos. Resuelto a defender los principios de confraternidad hispanoamericana, audaz e inflexible, anunció que en nombre de Chile tomaría posesión de
Panamá para resguardar el orden tal como lo había hecho la
Escuadra norteamericana en Colombia en la revolución contra el presidente Rafael Nuñez en 1884. Transcurrido el plazo
de notificación, desembarcó tropas y ocupó la plaza de Panamá, produciendo una notable impresión. Un almirante francés le insinuó que podía ser atacado por los buques norteamericanos pero López no se inmutó. Yo no abandonaré Panamá mientras las fuerzas de los Estados Unidos no hayan
abandonado Colón, fue la respuesta del jefe chileno. Días más
tarde, la Marina de Estados Unidos reembarcaba sus fuerzas
en Colón, a la vez que los marinos chilenos hacían lo mismo
en Panamá, devolviéndole su integridad y regresando a bordo
del Esmeralda.. Cabe hacer presente que cuando este autor
escribe Panamá, se está refiriendo a la ciudad–puerto de ese
nombre ubicada en la costa del Pacífico y no a todo el estado.
El ya citado Alberto Silva Palma da una versión diferente
de la anterior. Dice, después de referirse del episodio de Chimbote: “Posteriormente, cuando llegó la nueva Esmeralda a relevar a la gloriosa de Iquique, sobrevino en Panamá una revuelta que reclamaba en aquel lugar la presencia de una nave
chilena para defender la territorialidad de aquel Estado. Esa
Esmeralda, el crucero más rápido a flote en aquella época,
haciendo uso de sus buenas condiciones de andar, al mando
del capitán J. E. López, fue comisionado para que, a la brevedad posible, llegase a aquel escenario de disturbios.
A su arribo, supo con sorpresa que ya los americanos habían desembarcado al otro lado del istmo, en Colón, fuerzas de
desembarco con la intención de ejercer dominio o presión

sobre uno de los contendores o con el objeto de guardar o resguardar los intereses americanos.
De este lado, en Panamá, el capitán López, poniéndose al
habla con el comandante de una corbeta francesa, y como
jefe más caracterizado, comunicó al jefe de las fuerzas americanas en Colón, que si ellas no eran embarcadas, él se vería obligado a desembarcar igual número en el puerto de Panamá. Planteada la cuestión de esta forma, si no se retiraban los americanos, el asunto podía complicarse. La justicia
de esta actitud o quizás la conveniencia de no indisponerse
con las naciones de Sudamérica, que por el momento estaban mejor armadas que ellos, resolvieron embarcar sus tropas, quedando con esto
concluida la intervención extraña, en este asunto interno de
un país independiente”


Entiende que la Esmeralda era el mejor buque contruido en la epoca y los EEUU no le daba para nada si el mismo Poter lo relata.




Y COMO HIZO EL ESMERALDA PARA RESUCITAR SI EN 1,879 EL HUÁSCAR DE GRAU YA LO HABÍA HUNDIDO... e1118 e1118 e1118


Imagen


e1118 e1118 e1118
e1118 e1118 e1118
e1113 e1113 e1113
Imagen

Perú 20,000 años consecutivos como la primera Potencia de América! contra 140 añitos de grandeza Estadounidense.. la pregunta es: Podrá EE.UU. llegar a alcanzarnos?
Avatar de Usuario
Civilizador
USUARIO EXPERTO
USUARIO EXPERTO
 
Mensajes: 5705
Registrado: 07 Abr 2013, 00:12
Ubicación: Perú "la ex primera Potencia de América"

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor MoreGas » 29 Jul 2020, 00:02

Civilizador escribió:
MoreGas escribió:
CHILENO=ROBAR escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:
chileno:honrado escribió:
MoreGas escribió:“Sólo imagine si nosotros nos viéramos mañana envueltos en una guerra contra Chile. En qué miserable condición nos encontraríamos; podríamos mandar allá a nuestra marina completa y aquellos acorazados chilenos la barrerían del océano”.

El autor de la carta que se cita es un almirante. ¿Peruano? ¿Argentino? No. Estadounidense.

Así es. En 1877, el almirante David Porter alertaba con estas palabras de la inferioridad militar de los Estados Unidos ante Chile.


Y no estaba solo en su preocupación. El asunto se discutió con urgencia en el Congreso de los Estados Unidos. Allí, el representante Benjamin Harris pintó un panorama vívido de la amenaza chilena: “Es manifiesto que, en un conflicto con esa pequeña nación, los Estados Unidos estarían desamparados para resistir el primer ataque, y Chile podría imponer tributo a la ciudad de San Francisco o sellar el Golden Gate como una muralla de hierro”.

Algo parecido decía en 1884 Albert G. Browne ante la Sociedad Americana de Geografía: “Chile, si le place, puede dominar la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Cualquiera de sus tres acorazados puede echar a pique todos los buques de madera de nuestra miserable marina”.

La intervención chilena en Panamá fue la cúspide del poder chileno en el Pacífico, una que resume el historiador William Sater en el título de su libro Chile y Estados Unidos: imperios en conflicto. Pero también fue el comienzo de su fin. Alertado por el bochorno de Panamá, el Congreso estadounidense aprueba la ley naval e inicia un ambicioso plan de inversión en su Armada que pronto deja atrás a Chile, sumido en la guerra civil de 1891 e incapaz de sostener una carrera armamentista contra una economía inmensamente superior.



e187 e187 e187


Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.

Mono alucinado, acá se referían solamente a un par de buques que, se encontraban en el Pacifico Sur, ademas lo hablan como un tema de "prevención", que a USA, siempre lo caracterizo, ademas a ustedes los tildan de una capitanía de 4ta categoría. e1118 e1123
e1118 e1118 e1118 e1118


Tu comprensión lectora llega a dar pena...

Si Chile era de cuarta categoría como dices tu que le quedaba al peru que era administrada por otro país.


Ya, que quieres decirnos entonces? que USA, les tenia miedo a ustedes, y que ademas ustedes los hicieron correr de Panamá? e1118



Fuera de tema :
No lo que te quiero decir es que los usanos dudaban de las capacidades de ellos mismo... La Esmeralda no los saco de Panama pero si fue un factor por la potencia que ella tenia...


Para resumir, la nave chilena llegó cuando todo había finalizado y su presencia no fue tenida en cuenta por las partes. Estados Unidos reembarcó sus fuerzas y se retiró siguiendo los acuerdos establecidos con las autoridades colombianas y los rebeldes panameños y así finalizó el asunto.
Esa fue la “guerra” en la que Chile “puso en fuga” a la gran potencia del norte, un conflicto en el que no se disparó una bala y, para más, todo se arregló sin su intervención.
La pregunta que nos formulamos es ¿por qué, si la nación trasandina tenía tan formidable poder naval, no lo utilizó durante la crisis de Santa Cruz, acaecida entre 1878 y 1879, según veremos? ¿Por qué evacuó territorio propio sobre el Atlántico y se lo cedió a su débil vecino? Misterios que el tiempo no ha logrado develar. e1118 e1118

me quedo con este pequeño párrafo y de verdad, ustedes y sus fantasías dan vergüenza ajena.
Como carajos, van hacer "correr", a una potencia como USA, si cuando ustedes llegaron a la escena con una sola unidad; repito; con una sola unidad, ya se había acordado, y acabado absolutamente todo entre la fuerzas americanas y los rebeldes panameños y colombianos. Ustedes no fueron tomados en cuenta para nada. jaja e1123



El 27 de abril los infantes de marina estadounidenses
desembarcaron en ciudad de Panamá. Al día siguiente llegaron tropas federales colombianas provenientes de Buenaventura. El 28 de abril, día del arribo del crucero Esmeralda a ese
puerto, se iniciaron las conversaciones entre los rebeldes, el
comandante de las fuerzas estadounidenses y los jefes de las
fuerzas federales colombianas. Con ello la crisis se fue atenuando. El comandante López manifiesta su extrañeza porque las autoridades colombianas no se aproximaron a él.
También informa que su buque fue objeto de numerosas visitas de oficiales estadounidenses preocupados por conocer detalles de sus características. Termina Meneses diciendo que
“la visita del Esmeralda causó bastante curiosidad y preocupación a las autoridades navales de Estados Unidos y Francia
en relación a los motivos que tenía Chile para enviar ese
buque”. Más adelante dice: “El viaje...... no se tradujo en una
intervención chilena a favor de los intereses colombianos,
entre otros motivos porque ellos ya no corrían peligro, pero su
presencia dejó claramente establecido cuál potencia disponía de la nave más poderosa, si las circunstancias lo requerían. La Armada de Chile estaba consciente de la utilidad del
empleo político de los medios navales y el razonamiento que
llevó al comandante López a no actuar precipitadamente indica un elaborado juicio político para evaluar la situación que
encontró al llegar a Panamá. La meta de los marinos chilenos no era demostrar que podía físicamente imponerse a eventuales rivales, sino velar porque los intereses de Colombia
estuviesen debidamente resguardados”.
Rodrigo Fuenzalida Bade nos da una versión algo diferente de
los hechos.13 Dice en la biografía del comandante López “Al tomar
el mando de la Esmeralda (sic), el más poderoso buque en la costa
del Pacífico en ese momento, López fue comisionado para dirigirse
a Panamá y visitar Guayaquil y El Callao. Estados Unidos amenazaba la integridad de Colombia y podía bombardear Guayaquil si no
se aceptaban ciertas exigencias. Como segundo llevó López al capitán Alfredo Marazzi que dominaba el idioma inglés.
A cien millas de la costa de Chile abrió López un sobre
cerrado con las instrucciones del Gobierno de Chile. Ellas
decían: Tiene Ud. carta blanca para hacer lo que quiera”.
En 1885 durante la revolución de Aizpurú en Panamá y
Prestán en Colón, fondeó en Panamá donde supo que Estados
Unidos había tomado posesión de Colón y proyectaba apoderarse de Panamá, dirigir la política interna de Colombia y
cambiar autoridades para iniciar la gigantesca obra que se
realizó después, la apertura del Canal de Panamá. Se consultaba también el bombardeo de Guayaquil en caso que Ecuador se opusiera a estos proyectos. Resuelto a defender los principios de confraternidad hispanoamericana, audaz e inflexible, anunció que en nombre de Chile tomaría posesión de
Panamá para resguardar el orden tal como lo había hecho la
Escuadra norteamericana en Colombia en la revolución contra el presidente Rafael Nuñez en 1884. Transcurrido el plazo
de notificación, desembarcó tropas y ocupó la plaza de Panamá, produciendo una notable impresión. Un almirante francés le insinuó que podía ser atacado por los buques norteamericanos pero López no se inmutó. Yo no abandonaré Panamá mientras las fuerzas de los Estados Unidos no hayan
abandonado Colón, fue la respuesta del jefe chileno. Días más
tarde, la Marina de Estados Unidos reembarcaba sus fuerzas
en Colón, a la vez que los marinos chilenos hacían lo mismo
en Panamá, devolviéndole su integridad y regresando a bordo
del Esmeralda.. Cabe hacer presente que cuando este autor
escribe Panamá, se está refiriendo a la ciudad–puerto de ese
nombre ubicada en la costa del Pacífico y no a todo el estado.
El ya citado Alberto Silva Palma da una versión diferente
de la anterior. Dice, después de referirse del episodio de Chimbote: “Posteriormente, cuando llegó la nueva Esmeralda a relevar a la gloriosa de Iquique, sobrevino en Panamá una revuelta que reclamaba en aquel lugar la presencia de una nave
chilena para defender la territorialidad de aquel Estado. Esa
Esmeralda, el crucero más rápido a flote en aquella época,
haciendo uso de sus buenas condiciones de andar, al mando
del capitán J. E. López, fue comisionado para que, a la brevedad posible, llegase a aquel escenario de disturbios.
A su arribo, supo con sorpresa que ya los americanos habían desembarcado al otro lado del istmo, en Colón, fuerzas de
desembarco con la intención de ejercer dominio o presión

sobre uno de los contendores o con el objeto de guardar o resguardar los intereses americanos.
De este lado, en Panamá, el capitán López, poniéndose al
habla con el comandante de una corbeta francesa, y como
jefe más caracterizado, comunicó al jefe de las fuerzas americanas en Colón, que si ellas no eran embarcadas, él se vería obligado a desembarcar igual número en el puerto de Panamá. Planteada la cuestión de esta forma, si no se retiraban los americanos, el asunto podía complicarse. La justicia
de esta actitud o quizás la conveniencia de no indisponerse
con las naciones de Sudamérica, que por el momento estaban mejor armadas que ellos, resolvieron embarcar sus tropas, quedando con esto
concluida la intervención extraña, en este asunto interno de
un país independiente”


Entiende que la Esmeralda era el mejor buque contruido en la epoca y los EEUU no le daba para nada si el mismo Poter lo relata.




Y COMO HIZO EL ESMERALDA PARA RESUCITAR SI EN 1,879 EL HUÁSCAR DE GRAU YA LO HABÍA HUNDIDO... e1118 e1118 e1118


Imagen


e1118 e1118 e1118
e1118 e1118 e1118
e1113 e1113 e1113


Imagen
Avatar de Usuario
MoreGas
USUARIO PARTICIPE
USUARIO PARTICIPE
 
Mensajes: 1392
Registrado: 22 Jul 2016, 17:41

Anterior

Volver a POLITICA INTERNACIONAL

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: gladius, MoreGas, PANCHITO QUERUBIN, tunet y 18 invitados