SOROS vs CHI CHIPIN

Política internacional, economía, sucesos, sociedad, infraestructuras, etc.

Moderadores: anthony, Klapausius

SOROS vs CHI CHIPIN

Notapor Zululu » 13 Sep 2021, 07:04

Parece que a $0&0$ no le hace ya tanta gracia Chi Chipin. No se fía.

Por Tom Fowdy

George Soros, el multimillonario más odiado del mundo, está enormemente equivocado sobre China

El polémico inversor George Soros ha atacado duramente las recientes reformas de Xi Jinping, calificando a Pekín de amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. ¿La razón es la amargura por haber perdido las apuestas contra la moneda china, el odio por motivos ideológicos o ambas cosas?

Soros es probablemente el multimillonario más odiado del mundo, por diversas razones. No todas son legítimas o apropiadas. Sin embargo, la derecha y la izquierda comparten un arraigado sentimiento de antipatía. Para nadie es un héroe. O bien se le considera un despreciable hombre del saco político, asociado a muchos movimientos radicales de todo el mundo por su filantropía proactiva disfrazada de liberal. O se le considera un "capitalista depredador" que se ha beneficiado de perturbar las economías de varios países con sus ataques a los tipos de cambio.

Es el hombre que "hizo estallar el Banco de Inglaterra", desencadenó una crisis en Malasia y ayudó a convertir la crisis financiera, monetaria y económica asiática de 1997 en una cuestión política. Se subraya una y otra vez el hecho de que casi nadie cree que su intervencionismo financiero o político sirva a los intereses de los países atacados.

Ideólogo acérrimo del liberalismo, este hombre de 91 años ha decidido ahora que realmente no le gusta la China de Xi Jinping. Y ha publicado varios artículos de opinión en ese sentido en los principales medios de comunicación liberales, como el Financial Times y el Wall Street Journal, en las últimas semanas. En ellos, ataca a Xi por su intervención estatal en los trastornos del sector tecnológico chino y por las drásticas reformas que muchos perciben como un "giro a la izquierda". Soros ha calificado al líder chino de amenaza para los valores del mundo libre.

por Tom Fowdy

También ha criticado la reciente decisión de la empresa de inversión estadounidense BlackRock de crear su primera empresa privada en China. Aunque esta empresa recaudó 1.000 millones de dólares sólo en su primera semana, Soros calificó la decisión de "mala inversión" y de "grave error" que amenaza la "seguridad nacional" de Estados Unidos, señalando mordazmente que las reformas de Xi socavarían la credibilidad de China como mercado para la inversión privada.

Sería injusto calificar a Soros de tonto en materia de negocios, entre otras cosas porque no habría tenido tanto éxito si no estuviera bien versado en la economía de mercado. Sin embargo, cuando se trata de China, su mente está aparentemente cegada por la ideología y por sus amargos y repetidos fracasos en el pasado para "ponerse en corto" con la moneda china -el yuan- y luego sacar provecho de las ganancias. Sus intereses no le permiten darse cuenta de que lo que espera de China no redunda necesariamente en el interés de China o de su pueblo.

En un blog del sitio de inversores Stansberry Research, Soros fue criticado sin piedad por ello por Dan Ferris. Al describir la rapidez con la que los prejuicios ideológicos pueden nublar o moldear nuestras consideraciones de inversión de forma perjudicial, Ferris afirmó:

"Para tener éxito como inversor en el mercado bursátil mundial, primero hay que dejar atrás los prejuicios ideológicos a favor o en contra de un determinado sistema político o de creencias. Por ejemplo, la idea de que el comunismo es malo y, por tanto, nunca se deben comprar acciones en un país comunista no es un concepto de inversión serio".

Y añade: "Para tener éxito, es mejor abstenerse de hacer suposiciones generales sobre el orden político".

Un inversor no suele ser un ideólogo. Ciertamente, aborrecen el riesgo político, pero nunca condenan ningún valor sólo por ese motivo, a menos que se demuestre que es perjudicial e insostenible para su dinero. Es de suponer que esta es precisamente la razón por la que las opiniones de Soros son las de una minoría entre los inversores.

Pero sus opiniones son elocuentes sobre el distanciamiento de la realidad de muchos políticos y medios de comunicación occidentales, que a menudo juzgan de forma igual de ideológica cuando se trata de China y sus opiniones.

Mientras que ellos, al igual que Soros, predican el pesimismo, señalando las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, la mayoría de los inversores más famosos del mundo -como Ray Dalio, fundador de Bridgewater Associates, el mayor fondo de cobertura del mundo- siguen siendo extraordinariamente optimistas sobre el país y sus perspectivas de futuro. Los bonos chinos nunca han sido tan populares entre los inversores extranjeros. ¿Y por qué? Porque China es un mercado enorme, con el mayor potencial económico, financiero y de consumo del mundo, y porque el país superará a Estados Unidos en este aspecto en torno a 2032.

En efecto, Xi ha tomado medidas drásticas en algunos ámbitos, pero Ferris señala que ya se ha tocado fondo y la economía vuelve a rodar. Las empresas chinas fabrican, compran y exportan a una escala cada vez mayor. Para la gran mayoría de los inversores, no se trata de poner su dinero en este mercado, sino de dónde invertir y cómo encontrar a los ganadores. Los gigantes tecnológicos como Didi y Tencent pueden ser malas selecciones en este momento, pero ¿qué pasa con sectores como el comercio minorista, la moda, los vehículos, la alimentación, el hardware, los semiconductores y el sector inmobiliario? La lista podría ampliarse y ni siquiera la propaganda tóxica diaria de los medios de comunicación de Estados Unidos y Europa Occidental ahuyenta a los inversores. Pero incluso si ignoramos por completo las opiniones de los inversores, ¿cambia eso el argumento?

La respuesta es: No. Porque la otra crítica a las declaraciones de Soros es que siempre supone que lo que dice es bueno para el mercado, y que lo que sirve a sus intereses también sirve a las necesidades de todo el país y, por tanto, debe gozar de preferencia.

La mera idea de que China pueda desviarse del "camino predeterminado hacia la liberalización" que emprendió a partir de 1978, y que incluso pueda prosperar con ello, es una blasfemia en los círculos políticos de Occidente. Al parecer, Soros es partidario de la escuela de pensamiento que afirma que la prosperidad continuada de China depende de su liberalización y que todo lo que se desvíe de este camino está condenado al fracaso. De ahí la reciente letanía de visiones de horror que comparan peyorativamente los trastornos de Xi con la desastrosa Revolución Cultural del presidente Mao en la década de 1960.

Sobre el tema de China, Soros simplemente no sabe de lo que está hablando. Es un tipo inteligente, pero también conocido (y odiado universalmente) por su oportunismo. Tiene anteojeras ideológicas en cuanto a su creencia de que la intervención del Estado y el encanto del "comunismo" son intrínsecamente malos. Sus fallidas apuestas contra el yuan dejan claro lo equivocado que estaba, y corre el peligro de convertirse en una versión muy rica de Gordon Chang, ese desacreditado autor estadounidense que -como algunos evangélicos que predican fanáticamente- "¡El fin está cerca!" - lleva dos décadas prediciendo el colapso de China. Durante este tiempo, China se ha convertido -como dice la BBC- en el "milagro económico" de todo el mundo.

Soros no sólo "pone en corto" las divisas, sino que además afea su propia credibilidad al apostar por el inminente colapso de un sistema político porque simplemente no tiene sentido para él, a diferencia de cientos de millones de chinos, así como de muchos inversores extranjeros inteligentes.

RT DE se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Las contribuciones de los invitados y los artículos de opinión no reflejan necesariamente las opiniones del equipo editorial.

https://de.rt.com/international/123826-george-soros-meistgehasste-milliardar-weltweit/


Imagen
AFORISMO GODO: "Huar ik im, midzani ik im, dzar is ains Gutiksland" ("Ahí donde yo esté y mientras yo esté, será tierra goda")

Lenin: "La MENTIRA es un arma REVOLUCIONARIA"... y desde entonces los zurdajos no han dicho una sola VERDAD.
Avatar de Usuario
Zululu
USUARIO CATEDRATICO
USUARIO CATEDRATICO
 
Mensajes: 18259
Registrado: 15 Feb 2013, 09:30

Volver a POLITICA INTERNACIONAL

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: tunet y 29 invitados