Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Política internacional, economía, sucesos, sociedad, infraestructuras, etc.

Moderadores: anthony, Klapausius

Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor indiomapuchereloaded » 15 Jul 2020, 05:45

Sirva este detalle para adentrarnos en otra de esas “guerras” sin disparos en la que Chile, en este caso, “derrota”, nada menos que a los Estados Unidos de Norteamérica, una nación que ya se perfilaba como superpotencia militar e industrial. e190 e1123

Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.
Pero dejemos los supuestos y especulaciones que tanto atraen a los chilenos y pasemos a los hechos.
En 1885 había guerra en Colombia. Panamá era uno de los estados que conformaba aquella confederación donde una compañía francesa planeaba la construcción de un gran canal que comunicara ambos océanos. Estados Unidos veía con preocupación esa injerencia, de ahí su decisión de intervenir y aprovechando que Bogotá había disminuido su presencia militar en el área para reforzar Cartagena, envió a su Armada para proteger a sus ciudadanos y sus intereses, intentando sacar rédito del alzamiento insurreccional encabezado por Rafael Aizpuru contra el poder central.
El 7 de abril hizo su arribo a Panamá el USS “Shenandoah”, seguido tres días después por el USS “Galena” y otras unidades, que atracaron en el puerto de Colón, en el Atlántico. Al día siguiente, los Marines ocuparon parte de la capital del Estado y como contramedida, Colombia envió tropas a Buenaventura, puerto situado en el litoral pacífico.
En respuesta, Chile envió al crucero “Esmeralda”, el cual zarpó de Valparaíso el 10 de abril de 1885, con instrucciones de dirigirse directamente a la zona de conflicto. Según la protesta elevada por la Cancillería a la embajada norteamericana, su gobierno veía peligrar sus intereses si se cortaban las comunicaciones en el istmo. Intuía también, de acuerdo a algunos historiadores, que Washington pretendía apoderarse de Panamá, manipular los asuntos internos de Colombia y colocar autoridades afines para iniciar posteriormente la construcción del gran canal.


El capitán del crucero, Juan Esteban López Lermanda, tenía instrucciones de evitar por cualquier medio la ocupación de la plaza por los Estados Unidos y en ese sentido, podía proceder de acuerdo a las circunstancias.
La nave se detuvo en El Callao para reabastecer y dos días después siguió viaje.
Mientras tanto, en la zona de conflicto, los hechos se sucedían. Aquietados los ánimos desde hacía varios días, las partes habían llegado a un acuerdo que las llevó a iniciar conversaciones. El 28 de abril, justamente el día del arribo del “Esmeralda”, las fuerzas federales, los rebeldes de Panamá y los oficiales navales que representaban al gobierno estadounidense, pusieron fin a la crisis logrando un principio de entendimiento que estipulaba, entre otras cosas, el reembarco de los infantes de marina norteamericanos. En una palabra, cuando el “Esmeralda” ni siquiera había echado anclas, la crisis se había solucionado y lo que es más, nadie se acercó a su capitán para entablar un simple diálogo. Hablando claro, a los chilenos ni se los tuvo en cuenta.
Así lo dice, entre otras fuentes, el diario “La Unión”, de Valparaíso, en su edición del 28 de mayo de ese año, donde reproduce un artículo de “El Telégrafo de Guayaquil”,

El buque chileno, desgraciadamente, llegó al istmo cuando el conflicto había desaparecido por completo, dejando en la oscuridad o para el porvenir la explicación de una importante incógnita, a saber, ¿las fuerzas norteamericanas procedieron arbitrariamente o con acuerdo del gobierno legal? Eso se sabrá en breve, no lo dudamos y eso mismo determinará la política de las demás naciones americanas, y especialmente Chile, a quien podemos considerar a la vanguardia, deben adoptar en previsión de las emergencias o probabilidades del porvenir.

Para resumir, la nave chilena llegó cuando todo había finalizado y su presencia no fue tenida en cuenta por las partes. Estados Unidos reembarcó sus fuerzas y se retiró siguiendo los acuerdos establecidos con las autoridades colombianas y los rebeldes panameños y así finalizó el asunto.
Esa fue la “guerra” en la que Chile “puso en fuga” a la gran potencia del norte, un conflicto en el que no se disparó una bala y, para más, todo se arregló sin su intervención.
La pregunta que nos formulamos es ¿por qué, si la nación trasandina tenía tan formidable poder naval, no lo utilizó durante la crisis de Santa Cruz, acaecida entre 1878 y 1879, según veremos? ¿Por qué evacuó territorio propio sobre el Atlántico y se lo cedió a su débil vecino? Misterios que el tiempo no ha logrado develar.
e1118 e1118
Por supuesto que los chilenos se apresuraron a calificar ese paseo como un triunfo militar y al hacerlo, entran en contradicciones, desdiciéndose unos a otros.
Según el biógrafo del capitán López Lermanda, Rodrigo Fuenzalida Bade, el oficial y su segundo, capitán Alfredo Marazzi, abrieron el sobre lacrado con las instrucciones del gobierno a 100 millas de la costa y ahí se impusieron de su contenido: “Tiene Ud. carta blanca para hacer lo que quiera”.
Por esa razón, siempre siguiendo al mencionado historiador, el marino anunció que en nombre de Chile tomaría posesión de Panamá, dispuesto a resguardar el orden y para ello puso un plazo. Transcurrido el mismo, desembarcó tropas y ocupó la plaza, causando una notable impresión. Al parecer, un oficial naval francés le advirtió que podía ser atacado por la escuadra norteamericana pero este ni se turbó. “Yo no abandonaré Panamá mientras las fuerzas de los Estados Unidos no hayan abandonado Colón”, fue su respuesta. Según Fuenzalida, a los pocos días, la Armada norteamericana reembarcó a sus hombres en Colón, y los chilenos hicieron lo propio en Panamá, “devolviéndole su integridad”. Toda una fábula ideada por el biógrafo, pues jamás hubo desembarco y mucho menos ocupación del puerto de Panamá. Así lo prueba el escrito del capitán de fragata Alberto Silva Palma, contemporáneo de aquellos hechos, quien en su momento apuntó: e153 e149 e149 e151 e151

Posteriormente, cuando llegó la nueva “Esmeralda” a relevar a la gloriosa de Iquique, sobrevino en Panamá una revuelta que reclamaba en aquel lugar la presencia de una nave chilena para defender la territorialidad de aquel Estado. Esa “Esmeralda”, el crucero más rápido a flote en aquella época, haciendo uso de sus buenas condiciones de andar, al mando del capitán J. E. López, fue comisionado para que, a la brevedad posible, llegase a aquel escenario de disturbios.
A su arribo, supo con sorpresa que ya los americanos habían desembarcado al otro lado del istmo, en Colón, fuerzas de desembarco con la intención de ejercer dominio o presión sobre uno de los contendores o con el objeto de guardar o resguardar los intereses americanos.
De este lado, en Panamá, el capitán López, poniéndose al habla con el comandante de una corbeta francesa, y como jefe más caracterizado, comunicó al jefe de las fuerzas americanas en Colón, que si ellas no eran embarcadas, él se vería obligado a desembarcar igual número en el puerto de Panamá. Planteada la cuestión de esta forma, si no se retiraban los americanos, el asunto podía complicarse. La justicia de esta actitud o quizás la conveniencia de no indisponerse con las naciones de Sud–América, que por el momento estaban mejor armadas que ellos, resolvieron embarcar sus tropas, quedando con esto concluida la intervención extraña, en este asunto interno de un país independiente.

En una palabra, no hubo desembarco ni ocupación de Panamá por parte de los chilenos, ni fuerzas atemorizadas que reembarcaron para evitar un conflicto con “la escuadra más poderosa del Pacífico” ni nada de eso y para peor, nadie la tuvo en cuenta.
Todavía más claro es el analista de defensa chileno Emilio Mensese Ciuffardi, quien citando fuentes norteamericanas y el propio informe del capitán López, fechado en Callao el 9 de junio de 1885, sostiene que el 27 de abril los Marines desembarcaron en la ciudad de Panamá y al día siguiente hicieron su arribo tropas colombianas desde Buenaventura. El 28 llegó el “Esmeralda” cuando se iniciaban las conversaciones entre los comandantes colombianos, las fuerzas rebeldes y los norteamericanos, que dieron por concluida la crisis. Se refiere también a la extrañeza del capitán López porque nadie se aproximó a él y finaliza diciendo, para justificar la nula injerencia de su nación en el asunto: “El viaje no se tradujo en una intervención chilena a favor de los intereses colombianos, entre otros motivos porque ellos ya no corrían peligro, pero su presencia dejó claramente establecido cual potencia disponía de la nave más poderosa, si las circunstancias lo requerían”.
Hoy, los historiadores norteamericanos se ríen cuando abordan este poco conocido capítulo de la historia americana, tal como lo deja ver William F. Sater en el siguiente comentario, extraído de su libro Chile y Estados Unidos: los imperios en conflicto (¿Chile un imperio?):
Benjamín Vicuña Mackenna exagera cuando se jacta que La Moneda había obligado a los estadounidenses a retirarse durante el incidente de Panamá resaltando que Santiago pretendía asegurar su hegemonía en el Pacífico. e190

Una vez más, los chilenos nos sorprenden con sus delirios y, lo que es peor, no se les cae la cara de vergüenza al esgrimir tamaños argumentos. Pretender hacernos creer que con la sola presencia de un crucero lograron disuadir a semejante potencia emergente es realmente absurdo.

Mapuches y sus delirios de "ser imperios y se ser vencedores y jamas vencidos",
Todo el mundo sabe de los delirios y mitomanias de estos come perros, pero llegar al extremo de decir que le ganaron una guerra o conflicto a USA. JAJAJAJA e1118

Chiorcos, deberían escribir para Hollywood.
siomu jamai viencidus pu, pur la razun o la fuirza, mapuches resistirun mas de 300 años a españulis, y jamai dominadus pu jaja e190 e1118 e1118
e1113
www.youtube.com Video desde : www.youtube.com


Periodista Uruguayo: "Chilenos, son los peores indios. Raza de mierda!"
indiomapuchereloaded
USUARIO APRENDIZ
USUARIO APRENDIZ
 
Mensajes: 380
Registrado: 06 Jun 2020, 06:23

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor tunet » 15 Jul 2020, 06:21

cada dia te pareces mas a tu clon cholonizadora e1118 asquerosa
“Los fascistas del futuro, se llamarán a sí mismos antifascistas.”

Imagen

Imagen

[img]htt%20p://i.imgbox.com/accCZgDq.gif[/img]
Avatar de Usuario
tunet
USUARIO CATEDRATICO
USUARIO CATEDRATICO
 
Mensajes: 17602
Registrado: 18 Feb 2011, 00:00
Ubicación: Barcelona

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor indiomapuchereloaded » 15 Jul 2020, 06:27

tunet escribió:cada dia te pareces mas a tu clon cholonizadora e1118 asquerosa


Caya el hocico manolo burro, incivilizado e ignorante. Estas son fuentes históricas camello estúpido, pero obviamente que no te va interesar porque eres un simple manolo calvito come excremento.
Esto es para foristas letrados y los españoles no están en esa lista. Ve a torearte un becerrero o a tirarte de tomatasos y revolcarte en el fango como cerdo. Esa es tu cultura. Mamarracho, come basura de container. e1118
www.youtube.com Video desde : www.youtube.com


Periodista Uruguayo: "Chilenos, son los peores indios. Raza de mierda!"
indiomapuchereloaded
USUARIO APRENDIZ
USUARIO APRENDIZ
 
Mensajes: 380
Registrado: 06 Jun 2020, 06:23

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor Civilizador » 18 Jul 2020, 23:08

indiomapuchereloaded escribió:Sirva este detalle para adentrarnos en otra de esas “guerras” sin disparos en la que Chile, en este caso, “derrota”, nada menos que a los Estados Unidos de Norteamérica, una nación que ya se perfilaba como superpotencia militar e industrial. e190 e1123

Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.
Pero dejemos los supuestos y especulaciones que tanto atraen a los chilenos y pasemos a los hechos.
En 1885 había guerra en Colombia. Panamá era uno de los estados que conformaba aquella confederación donde una compañía francesa planeaba la construcción de un gran canal que comunicara ambos océanos. Estados Unidos veía con preocupación esa injerencia, de ahí su decisión de intervenir y aprovechando que Bogotá había disminuido su presencia militar en el área para reforzar Cartagena, envió a su Armada para proteger a sus ciudadanos y sus intereses, intentando sacar rédito del alzamiento insurreccional encabezado por Rafael Aizpuru contra el poder central.
El 7 de abril hizo su arribo a Panamá el USS “Shenandoah”, seguido tres días después por el USS “Galena” y otras unidades, que atracaron en el puerto de Colón, en el Atlántico. Al día siguiente, los Marines ocuparon parte de la capital del Estado y como contramedida, Colombia envió tropas a Buenaventura, puerto situado en el litoral pacífico.
En respuesta, Chile envió al crucero “Esmeralda”, el cual zarpó de Valparaíso el 10 de abril de 1885, con instrucciones de dirigirse directamente a la zona de conflicto. Según la protesta elevada por la Cancillería a la embajada norteamericana, su gobierno veía peligrar sus intereses si se cortaban las comunicaciones en el istmo. Intuía también, de acuerdo a algunos historiadores, que Washington pretendía apoderarse de Panamá, manipular los asuntos internos de Colombia y colocar autoridades afines para iniciar posteriormente la construcción del gran canal.


El capitán del crucero, Juan Esteban López Lermanda, tenía instrucciones de evitar por cualquier medio la ocupación de la plaza por los Estados Unidos y en ese sentido, podía proceder de acuerdo a las circunstancias.
La nave se detuvo en El Callao para reabastecer y dos días después siguió viaje.
Mientras tanto, en la zona de conflicto, los hechos se sucedían. Aquietados los ánimos desde hacía varios días, las partes habían llegado a un acuerdo que las llevó a iniciar conversaciones. El 28 de abril, justamente el día del arribo del “Esmeralda”, las fuerzas federales, los rebeldes de Panamá y los oficiales navales que representaban al gobierno estadounidense, pusieron fin a la crisis logrando un principio de entendimiento que estipulaba, entre otras cosas, el reembarco de los infantes de marina norteamericanos. En una palabra, cuando el “Esmeralda” ni siquiera había echado anclas, la crisis se había solucionado y lo que es más, nadie se acercó a su capitán para entablar un simple diálogo. Hablando claro, a los chilenos ni se los tuvo en cuenta.
Así lo dice, entre otras fuentes, el diario “La Unión”, de Valparaíso, en su edición del 28 de mayo de ese año, donde reproduce un artículo de “El Telégrafo de Guayaquil”,

El buque chileno, desgraciadamente, llegó al istmo cuando el conflicto había desaparecido por completo, dejando en la oscuridad o para el porvenir la explicación de una importante incógnita, a saber, ¿las fuerzas norteamericanas procedieron arbitrariamente o con acuerdo del gobierno legal? Eso se sabrá en breve, no lo dudamos y eso mismo determinará la política de las demás naciones americanas, y especialmente Chile, a quien podemos considerar a la vanguardia, deben adoptar en previsión de las emergencias o probabilidades del porvenir.

Para resumir, la nave chilena llegó cuando todo había finalizado y su presencia no fue tenida en cuenta por las partes. Estados Unidos reembarcó sus fuerzas y se retiró siguiendo los acuerdos establecidos con las autoridades colombianas y los rebeldes panameños y así finalizó el asunto.
Esa fue la “guerra” en la que Chile “puso en fuga” a la gran potencia del norte, un conflicto en el que no se disparó una bala y, para más, todo se arregló sin su intervención.
La pregunta que nos formulamos es ¿por qué, si la nación trasandina tenía tan formidable poder naval, no lo utilizó durante la crisis de Santa Cruz, acaecida entre 1878 y 1879, según veremos? ¿Por qué evacuó territorio propio sobre el Atlántico y se lo cedió a su débil vecino? Misterios que el tiempo no ha logrado develar.
e1118 e1118
Por supuesto que los chilenos se apresuraron a calificar ese paseo como un triunfo militar y al hacerlo, entran en contradicciones, desdiciéndose unos a otros.
Según el biógrafo del capitán López Lermanda, Rodrigo Fuenzalida Bade, el oficial y su segundo, capitán Alfredo Marazzi, abrieron el sobre lacrado con las instrucciones del gobierno a 100 millas de la costa y ahí se impusieron de su contenido: “Tiene Ud. carta blanca para hacer lo que quiera”.
Por esa razón, siempre siguiendo al mencionado historiador, el marino anunció que en nombre de Chile tomaría posesión de Panamá, dispuesto a resguardar el orden y para ello puso un plazo. Transcurrido el mismo, desembarcó tropas y ocupó la plaza, causando una notable impresión. Al parecer, un oficial naval francés le advirtió que podía ser atacado por la escuadra norteamericana pero este ni se turbó. “Yo no abandonaré Panamá mientras las fuerzas de los Estados Unidos no hayan abandonado Colón”, fue su respuesta. Según Fuenzalida, a los pocos días, la Armada norteamericana reembarcó a sus hombres en Colón, y los chilenos hicieron lo propio en Panamá, “devolviéndole su integridad”. Toda una fábula ideada por el biógrafo, pues jamás hubo desembarco y mucho menos ocupación del puerto de Panamá. Así lo prueba el escrito del capitán de fragata Alberto Silva Palma, contemporáneo de aquellos hechos, quien en su momento apuntó: e153 e149 e149 e151 e151

Posteriormente, cuando llegó la nueva “Esmeralda” a relevar a la gloriosa de Iquique, sobrevino en Panamá una revuelta que reclamaba en aquel lugar la presencia de una nave chilena para defender la territorialidad de aquel Estado. Esa “Esmeralda”, el crucero más rápido a flote en aquella época, haciendo uso de sus buenas condiciones de andar, al mando del capitán J. E. López, fue comisionado para que, a la brevedad posible, llegase a aquel escenario de disturbios.
A su arribo, supo con sorpresa que ya los americanos habían desembarcado al otro lado del istmo, en Colón, fuerzas de desembarco con la intención de ejercer dominio o presión sobre uno de los contendores o con el objeto de guardar o resguardar los intereses americanos.
De este lado, en Panamá, el capitán López, poniéndose al habla con el comandante de una corbeta francesa, y como jefe más caracterizado, comunicó al jefe de las fuerzas americanas en Colón, que si ellas no eran embarcadas, él se vería obligado a desembarcar igual número en el puerto de Panamá. Planteada la cuestión de esta forma, si no se retiraban los americanos, el asunto podía complicarse. La justicia de esta actitud o quizás la conveniencia de no indisponerse con las naciones de Sud–América, que por el momento estaban mejor armadas que ellos, resolvieron embarcar sus tropas, quedando con esto concluida la intervención extraña, en este asunto interno de un país independiente.

En una palabra, no hubo desembarco ni ocupación de Panamá por parte de los chilenos, ni fuerzas atemorizadas que reembarcaron para evitar un conflicto con “la escuadra más poderosa del Pacífico” ni nada de eso y para peor, nadie la tuvo en cuenta.
Todavía más claro es el analista de defensa chileno Emilio Mensese Ciuffardi, quien citando fuentes norteamericanas y el propio informe del capitán López, fechado en Callao el 9 de junio de 1885, sostiene que el 27 de abril los Marines desembarcaron en la ciudad de Panamá y al día siguiente hicieron su arribo tropas colombianas desde Buenaventura. El 28 llegó el “Esmeralda” cuando se iniciaban las conversaciones entre los comandantes colombianos, las fuerzas rebeldes y los norteamericanos, que dieron por concluida la crisis. Se refiere también a la extrañeza del capitán López porque nadie se aproximó a él y finaliza diciendo, para justificar la nula injerencia de su nación en el asunto: “El viaje no se tradujo en una intervención chilena a favor de los intereses colombianos, entre otros motivos porque ellos ya no corrían peligro, pero su presencia dejó claramente establecido cual potencia disponía de la nave más poderosa, si las circunstancias lo requerían”.
Hoy, los historiadores norteamericanos se ríen cuando abordan este poco conocido capítulo de la historia americana, tal como lo deja ver William F. Sater en el siguiente comentario, extraído de su libro Chile y Estados Unidos: los imperios en conflicto (¿Chile un imperio?):
Benjamín Vicuña Mackenna exagera cuando se jacta que La Moneda había obligado a los estadounidenses a retirarse durante el incidente de Panamá resaltando que Santiago pretendía asegurar su hegemonía en el Pacífico. e190

Una vez más, los chilenos nos sorprenden con sus delirios y, lo que es peor, no se les cae la cara de vergüenza al esgrimir tamaños argumentos. Pretender hacernos creer que con la sola presencia de un crucero lograron disuadir a semejante potencia emergente es realmente absurdo.

Mapuches y sus delirios de "ser imperios y se ser vencedores y jamas vencidos",
Todo el mundo sabe de los delirios y mitomanias de estos come perros, pero llegar al extremo de decir que le ganaron una guerra o conflicto a USA. JAJAJAJA e1118

Chiorcos, deberían escribir para Hollywood.
siomu jamai viencidus pu, pur la razun o la fuirza, mapuches resistirun mas de 300 años a españulis, y jamai dominadus pu jaja e190 e1118 e1118
e1113




LOS DELIRIOS MITÓMANOS DE LOS CHILITOS NO TIENEN LÍMITES... e1118 e1118 e1118

YA SE CREÍAN QUE TENÍAN EL MISMO PODER DEL PERÚ DE MEDIADOS DEL SIGLO 19... e1113 e1113 e1113

ME MATE DE LA RISA CON ESTOS IGUALADOS QUE NADIE LOS TOMA EN CUENTA NI EN EL MAPA DE UN MANGA...
e1118 e1118 e1118
Imagen

Perú 20,000 años consecutivos como la primera Potencia de América! contra 140 añitos de grandeza Estadounidense.. la pregunta es: Podrá EE.UU. llegar a alcanzarnos?
Avatar de Usuario
Civilizador
USUARIO EXPERTO
USUARIO EXPERTO
 
Mensajes: 5815
Registrado: 07 Abr 2013, 00:12
Ubicación: Perú "la ex primera Potencia de América"

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor indiomapuchereloaded » 19 Jul 2020, 05:23

De lo contrario, que expliquen el incidente “Baltimore”, a comienzos de 1892, cuando los estadounidenses, ante un simple altercado como fue la muerte de dos marinos tras una reyerta de borrachos, a la salida de un bar, acaecida en Valparaíso el 16 de octubre de 1891, es decir, en su propio territorio, los intimaron a retractarse de manera pronta y satisfactoria y a indemnizarlos con una fuerte suma de dinero para evitar represalias.

Los preparativos bélicos de la gran nación del norte atemorizaron a la Moneda de ahí que, dos días después, el presidente Jorge Montt, sucesor de José Manuel Balmaceda, optase por ceder ante las exigencias de Washington, luego de tratar el asunto en reunión de gabinete. De esa manera, Chile se disculpó, tanto por los hechos como por la demora en la investigación, permitió que la Suprema Corte de los Estados Unidos investigase los sucesos –reiteramos, en suelo chileno- y abonó una indemnización de u$s 75.000 en concepto de reparaciones y asistencia a las familias de las víctimas.
e1118 e1123

Esa era la nación que aseguraba haber forzado la retirada norteamericana de Panamá con tan solo una nave de guerra; la que decía tener la flota más poderosa del Pacífico, la que resuelve sus asuntos “por la razón o por la fuerza”, e1118 la que se ríe de Perú y Bolivia y posee el “ejército siempre vencedor nunca vencido”. La ficción y la realidad una vez más contrapuestas. Chile cedió de manera inmediata ante una reacción desproporcionada por una simple reyerta de puerto.
Por consiguiente, como hemos visto, la invencibilidad del ejército chileno no es más que un mito.[/align]
e1118

Acá otra fantasía de los come perro.
Y esto no es escrito por un peruano por si acaso, sino, mas bien sacados de datos historicos de ellos mismos.
enanos mitomanos, farsantes! jaja
la wea chistosa jaja e1118
www.youtube.com Video desde : www.youtube.com


Periodista Uruguayo: "Chilenos, son los peores indios. Raza de mierda!"
indiomapuchereloaded
USUARIO APRENDIZ
USUARIO APRENDIZ
 
Mensajes: 380
Registrado: 06 Jun 2020, 06:23

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor Civilizador » 20 Jul 2020, 23:02

Este tema me hace recordar a esto... e187


Imagen



e1113
Imagen

Perú 20,000 años consecutivos como la primera Potencia de América! contra 140 añitos de grandeza Estadounidense.. la pregunta es: Podrá EE.UU. llegar a alcanzarnos?
Avatar de Usuario
Civilizador
USUARIO EXPERTO
USUARIO EXPERTO
 
Mensajes: 5815
Registrado: 07 Abr 2013, 00:12
Ubicación: Perú "la ex primera Potencia de América"

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor MoreGas » 20 Jul 2020, 23:36

e111 e111 e111 Prensa gringa de la época...

Imagen
Avatar de Usuario
MoreGas
USUARIO PARTICIPE
USUARIO PARTICIPE
 
Mensajes: 1433
Registrado: 22 Jul 2016, 17:41

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor Civilizador » 22 Jul 2020, 20:03

MoreGas escribió:e111 e111 e111 Prensa gringa de la época...

Imagen



ES UNA CARICATURA DE UN NIÑO, TÍPICO DE LA PRENSA DE LA ÉPOCA QUE BUSCABA IRONIZAR Y BURLARSE DE USTEDES... e1113

En 1891, poco después del fin de la cruenta Guerra Civil de 1891, las relaciones entre Chile y Estados Unidos eran muy malas. Y esta situación vino a reventar tras la muerte de dos marineros estadounidenses en una pelea vulgar a la salida de una cantina. Estados Unidos, que había apoyado al depuesto José Manuel Balmaceda, amenazó a Chile con declarar la guerra si el nuevo gobierno chileno no obedecía un ultimátum y aceptaba las condiciones impuestas contrarias a lo que los tribunales de justicia chilenos habían determinado.

Por otra parte, el canciller argentino, Estanislao Zeballos, ofreció ayuda material y moral al gobierno de los Estados Unidos para invadir militarmente a Chile en dos frentes. [...]
El 23 de enero de 1892 el ministro de relaciones exteriores de Chile recibió de manos de Patrick Egan un Ultimátum redactado por el Secretario de Estado Blaine el 21 de enero en el que le comunicaba que su presidente tras la lectura de la investigación de la justicia chilena sobre el incidente del USS Baltimore no había podido cambiar su opinión sobre el asunto: que el ataque era contra los Estados Unidos, que fue premeditado y que Chile había sido culpable de no proteger la vida y la integridad de los marineros y que en caso de que Chile no se retractase pronta y satisfactoriamente los EE.UU. romperían relaciones diplomáticas con Chile.

Dos días después el presidente Harrison envió un discurso de 14 páginas al Congreso acusando la animosidad chilena contra la Unión y que aún no había contestado el ultimátum del 21 de enero. Los preparativos bélicos del gobierno estadounidense de Benjamin Harrison comenzaron. El padre del "poder naval" en persona --Alfredo Mahan -- habría sido convocado a Washington para consultas.
El día 25 de enero el presidente Jorge Montt había resuelto con su gabinete ceder ante las presiones y disculparse por los incidentes, por la demora en la investigación y retirar expresamente las instrucciones enviadas al embajador Matta y expresado su acuerdo en que la Corte de los Estados Unidos investigase los hechos. Este mensaje le fue transmitido al presidente Harrison, quien el 28 de enero comunicó al Congreso "el cambio en la actitud de Chile" asociándolo implícitamente a su duro ultimátum.
Posteriormente el gobierno chileno aceptó pagar una indemnización de US$ 75 000 a las familias de los dos marineros muertos en la reyerta y el incidente fue zanjado diplomáticamente. Posteriormente Chile hizo bandera norteamericana en señl de sumisión.


ESTE ES EL NORTEAMERICANO QUE HUMILLÓ A CHILE

Imagen


Y ESTE ES EL CHILENO QUE SE ORINÓ DE MIEDO ...

Imagen


e191 e1118 e1118 e1118
Imagen

Perú 20,000 años consecutivos como la primera Potencia de América! contra 140 añitos de grandeza Estadounidense.. la pregunta es: Podrá EE.UU. llegar a alcanzarnos?
Avatar de Usuario
Civilizador
USUARIO EXPERTO
USUARIO EXPERTO
 
Mensajes: 5815
Registrado: 07 Abr 2013, 00:12
Ubicación: Perú "la ex primera Potencia de América"

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor MoreGas » 23 Jul 2020, 16:12

“Sólo imagine si nosotros nos viéramos mañana envueltos en una guerra contra Chile. En qué miserable condición nos encontraríamos; podríamos mandar allá a nuestra marina completa y aquellos acorazados chilenos la barrerían del océano”.

El autor de la carta que se cita es un almirante. ¿Peruano? ¿Argentino? No. Estadounidense.

Así es. En 1877, el almirante David Porter alertaba con estas palabras de la inferioridad militar de los Estados Unidos ante Chile.


Y no estaba solo en su preocupación. El asunto se discutió con urgencia en el Congreso de los Estados Unidos. Allí, el representante Benjamin Harris pintó un panorama vívido de la amenaza chilena: “Es manifiesto que, en un conflicto con esa pequeña nación, los Estados Unidos estarían desamparados para resistir el primer ataque, y Chile podría imponer tributo a la ciudad de San Francisco o sellar el Golden Gate como una muralla de hierro”.

Algo parecido decía en 1884 Albert G. Browne ante la Sociedad Americana de Geografía: “Chile, si le place, puede dominar la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Cualquiera de sus tres acorazados puede echar a pique todos los buques de madera de nuestra miserable marina”.

La intervención chilena en Panamá fue la cúspide del poder chileno en el Pacífico, una que resume el historiador William Sater en el título de su libro Chile y Estados Unidos: imperios en conflicto. Pero también fue el comienzo de su fin. Alertado por el bochorno de Panamá, el Congreso estadounidense aprueba la ley naval e inicia un ambicioso plan de inversión en su Armada que pronto deja atrás a Chile, sumido en la guerra civil de 1891 e incapaz de sostener una carrera armamentista contra una economía inmensamente superior.



e187 e187 e187
Avatar de Usuario
MoreGas
USUARIO PARTICIPE
USUARIO PARTICIPE
 
Mensajes: 1433
Registrado: 22 Jul 2016, 17:41

Re: Chile y sus mitos: Chile vs Estados Unidos. JAJA

Notapor chileno:honrado » 25 Jul 2020, 22:05

MoreGas escribió:“Sólo imagine si nosotros nos viéramos mañana envueltos en una guerra contra Chile. En qué miserable condición nos encontraríamos; podríamos mandar allá a nuestra marina completa y aquellos acorazados chilenos la barrerían del océano”.

El autor de la carta que se cita es un almirante. ¿Peruano? ¿Argentino? No. Estadounidense.

Así es. En 1877, el almirante David Porter alertaba con estas palabras de la inferioridad militar de los Estados Unidos ante Chile.


Y no estaba solo en su preocupación. El asunto se discutió con urgencia en el Congreso de los Estados Unidos. Allí, el representante Benjamin Harris pintó un panorama vívido de la amenaza chilena: “Es manifiesto que, en un conflicto con esa pequeña nación, los Estados Unidos estarían desamparados para resistir el primer ataque, y Chile podría imponer tributo a la ciudad de San Francisco o sellar el Golden Gate como una muralla de hierro”.

Algo parecido decía en 1884 Albert G. Browne ante la Sociedad Americana de Geografía: “Chile, si le place, puede dominar la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Cualquiera de sus tres acorazados puede echar a pique todos los buques de madera de nuestra miserable marina”.

La intervención chilena en Panamá fue la cúspide del poder chileno en el Pacífico, una que resume el historiador William Sater en el título de su libro Chile y Estados Unidos: imperios en conflicto. Pero también fue el comienzo de su fin. Alertado por el bochorno de Panamá, el Congreso estadounidense aprueba la ley naval e inicia un ambicioso plan de inversión en su Armada que pronto deja atrás a Chile, sumido en la guerra civil de 1891 e incapaz de sostener una carrera armamentista contra una economía inmensamente superior.



e187 e187 e187


Para ello han reflotado una carta del almirante David Porter dirigida a su colega George Preble, comandante del Escuadrón del Pacífico Sur, donde refiere una supuesta superioridad del país mapuche en materia naval. Se trata de un documento citado por el historiador Stephen Brown en su tesis doctoral The Power of Influence in United States Chilean Relations, de 1983, de la Universidad de Wisconsin, es decir, la simple opinión de un profesional y no una afirmación categórica. Citan también a William Church, editor de la revista Army and Navy Journal, haciendo referencia al combate de Angamos “La gran lección enseñada a nuestro país por este combate es la necesidad de proveer, de una vez, de cañones más poderosos a nuestra marina y a nuestras defensas de puerto. ¿Cuántos cañones tenemos a flote que puedan penetrar la coraza de los blindados chilenos? Nuestro país debe despertar de la peligrosa condición en la cual ha derivado. Encontramos que potencias de segunda, de tercera, de cuarta categoría son capaces de infligir irreparable daño a nuestras flotas y ciudades. Es necesario señalar que tal batalla (Angamos) barre de la lista de buques disponibles a casi todos los blindados del registro naval”.
Para los chilenos, se trata de una prueba incuestionable de que su país era más poderoso que los Estados Unidos. Claro, se encargan muy bien de obviar que tanto Porter como Preble y Church, se están refiriendo específicamente a la Escuadra del Pacífico Sur del gran país del norte y no a las del Atlántico y la del Pacífico septentrional, las que aunadas, habrían acabado fácilmente con una escuadra que en 1879 rehuyó el combate en las bocas del río Santa Cruz, según veremos.

Mono alucinado, acá se referían solamente a un par de buques que, se encontraban en el Pacifico Sur, ademas lo hablan como un tema de "prevención", que a USA, siempre lo caracterizo, ademas a ustedes los tildan de una capitanía de 4ta categoría. e1118 e1123
e1118 e1118 e1118 e1118
chileno:honrado
NUEVO USUARIO
NUEVO USUARIO
 
Mensajes: 42
Registrado: 25 Jul 2020, 21:47

Siguiente

Volver a POLITICA INTERNACIONAL

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 24 invitados